TV En Vivo
Miércoles de 10:00 a 15:00 hrs.

Siguenos en
 
 
Portal Informativo de Fundación para la Promoción del Altruismo IAP


 

El lado humano de Poniatowska PDF Imprimir
Servicios altruistas varios
Escrito por Jesús Arizmendi Valdez   
Miércoles, 17 de Mayo de 2017 20:34

Anunciación.-Preocupada moralmente por la gente a quien se le ha quitado la posibilidad de tener una vida más fácil, Elena Poniatowska nos dejó conocer un poco más de su vida persona y profesional y concedió una entrevista para Fundación para la Promoción del Altruismo IAP.
 

¿Cuándo empezó Elena Poniatowska a escribir profesionalmente?
 
Me inicié cuando tenía 20 años haciendo entrevistas en el periódico Excelsior. Recuerdo que el primer año hice 365 entrevistas y un número indefinido de crónicas. Después colaboré para el periódico Novedades, hasta que cerró sus puertas. Posteriormente trabajé en otros periódicos como La Jornada; además soy fundadora de muchos diarios y revistas.
 
¿Cómo se involucró en la ayuda a los demás?
 
Básicamente fue a través del periodismo. En 1959 recibí una correspondencia de un preso de Lecumberri, quien me pedía que fuera a ver su actuación en una obra de teatro que se llamaba “El Cochambres”, sobre un hombre privado de su libertad; a partir de ese momento empecé a ir con cierta regularidad de visita a la cárcel, donde me dediqué a conocer más de cerca la vida de los internos y a sacar varias entrevistas. Además a finales de 1968 y durante todo 1969, cuando estuvieron presos los líderes del movimiento estudiantil, me dediqué a realizar investigaciones especiales al respecto.
 
¿Cómo se ha involucrado en cuestiones sociales como las que se realizan en APAC IAP?
 
Creo que fui una de las primeras personas en conocer el trabajo de APAC, porque hace muchos años Carmelina Ortiz Monasterio (ex presidenta de la institución), me invitó a recibir uno de los primeros premios que entregaban. Ahora para mí es un privilegio que entreguen a periodistas, personas en general e instituciones sociales un premio que lleva mi nombre. También fue muy satisfactorio saber que en APAC le hicieron un reconocimiento a mi madre, que en paz descanse. Yo he apoyado a APAC con artículos periodísticos y escritos que permiten dar a conocer el trabajo a favor de las personas con discapacidad. “Todo lo que me pidió Carmelina yo lo hice encantada por los niños con discapacidad”.
 
¿En qué otra actividad altruista o institución ha trabajado?
 
He trabajado mucho con presos políticos, con niños de la calle y en varias instancias sociales. Estudié en un colegio de religiosas, fui niña scout y desde entonces he realizado actividades de apoyo a la comunidad.
 
 
 
 
 
¿Qué tanto participaba en este tipo de apoyo?
 
Al 100 por ciento. Creo que uno no se puede involucrar ni un poco, ni un tanto, Yo simplemente me involucré y ya. Toda la vida me he sentido moralmente preocupada por la gente que vive cosas injustas y tristes o sobre todo aquellas que se les quitan la posibilidad de tener una vida más fácil, similar a la que llevamos muchos de nosotros.
 
¿Cuál ha sido su labor con los niños de la calle?
 
Realicé mucho trabajo en Casa Alianza IAP, con niños de la calle de todas las edades, pero sobre todo estuve muy en contacto con los que viven en la zona de Taxqueña, aquellos que consumen “chemo” como ellos llaman a los productos que ocupan para drogarse. Trabajé conjuntamente con Kent Klich, un fotógrafo sueco que realizó un impresionante trabajado llamado “Niños de la calle de la ciudad de México”, en el que retrató la imagen de cientos de pequeños de la calle; para ello fue necesario convivir y compartir durante mucho tiempo el sufrimiento que padecen. Afortunadamente, cuando realicé esta investigación me di cuenta que recibían atención y ayuda del Ejército de Salvación, que les llevaba alimento y vestido. “La vida que ellos tienen es algo muy alejado de lo que nosotros imaginamos como sociedad”.
Con una sonrisa Elena Poniatowska va describiendo algunos de los nombres de los niños con los que trabajó (risas). “Hay niños que se hacen llamar Coño, Gato, El Chairas, El Chuchu, Dulce, Travieso, Chillón, Chango, Alacrán, Chaparra, Chino, Meduza, El Borras, El Chin-chu-male, El Chiquilín, El Huichí y El Mugroso, entre otros”.
 
¿Cuál fue su impresión de conocer de cerca a los niños que utilizan drogas?
Es muy difícil poder decir cual fue mi impresión. Son gente como nosotros que no ha tenido las mismas oportunidades, nosotros somos unos “privilegiadazos”.
¿La compilación fotográfica de Kent Klich fue presentada en México?
Desafortunadamente este libro no lo quisieron publicar en nuestro país, ya que tiene muchas cosas aterradoras y dolorosas. Yo creo que lo deberían de publicar aquí. Su edición y publicación se realizó para otros países, pero no para el nuestro.
 
Recuadro
En el libro “Fuerte es el silencio”, Poniatowska describe el México de finales de los setenta. Da a conocer el importante crecimiento poblacional, las actividades que realizan los considerados fuera de la sociedad: “los desgastados, la basura, la escoria humana”. También presenta un panorama general de la situación que vivió México con el movimiento estudiantil de 1968.
 
¿Cuál fue el contacto que tuvo con Gaby Brimer?
 
Después de conocer durante un año a Gaby Brimer, tuve la oportunidad de entrevistar tanto a ella como a su nana. Reconozco que fue una persona que pudo superarse a pesar de todas sus limitaciones. No dejó se sorprenderme la habilidad para comunicarse utilizando su pie izquierdo. Gaby no podía hablar. Es de reconocer que fue de suma importancia el apoyo que recibió de su nana Florencia, ya que la apoyaba en todas sus necesidades, inclusive si ella no la levantaba de la cama, Gaby se quedaba todo el día ahí, dependía completamente de su nana, inclusive hasta para comer.
 
 
Algunas de las obras en que plasma la problemática de la sociedad mexicana son: “Todo Empezó el Domingo”, “La Noche de Tlatelolco”, “Luz y Luna”, “Las Pachecas” y “Fuerte es el Silencio”. Actualmente está trabajando en el noveno tomo de entrevistas con todas las personas que han hecho bien a México, entre otras se encuentran Dolores Del Río, María Félix, Diego Rivera, David Alfaro Siqueros, y todas las grandes personalidades extranjeras que han visitado este país.
 
¿En los años cincuenta como era la sociedad mexicana?
 
Todo lo que podía dar una mala imagen de México se borraba y se quitaba, recuerdo que Carlos Fuentes era censor de películas, su trabajo consistía en sentarse en una silla y observar las filmaciones. Si en alguna escena se atravesaba un perro el decía: “corte, este perro denigra a México”, entonces se cortaba la grabación. En los años cincuenta nunca salían reportajes sobre los barrios pobres, las vecindades, las cárceles, eso nunca se decía, había puras secciones de sociales.
 
Recuerdo que a Oscar Lewis, autor de los “Hijos de Sánchez”, la Sociedad de Geografía y Estadística, por poco lo saca del país a patadas, simplemente porque se fue a meter a una vecindad y juntó material para describir todo lo que la sociedad consideraba lacras humanas.
 
¿Cuál es su sentir actual de la sociedad mexicana?
 
Siento mucho interés por conocer todo aquello que es distinto a mi, por toda la gente que lleva una vida distinta. Siempre me he inclinado hacia gente que es distinta en el sentido que ofrece otras posibilidades. Estoy segura que cuando la voz no encuentra su palabra, existen muchas formas de comunicación, de expresarse a través de los gestos, de los ojos y del cuerpo, todo me parece muy fascinante y muy creativo. Con las personas que no pueden hablar o que no se pueden mover y que están en silla de ruedas. Definitivamente el motor de mi trabajo es el interés por lo que hacen los demás.
 
 
Premio Alfaguara 2001
Elena Poniastowska ganó el Premio Alfaguara de Novela 2001 por “La piel del cielo”. En este certamen participaron más de 500 obras y ella ocupó el seudónimo de Ivan R. Méndez “Dumbo”. Reconoce que ocupó este seudónimo por su afición al elefante de Walt Disney. “Lo escogí porque al iniciarme en el periodismo, en 1953, había una reportera muy bonita con enormes ojos café, que se llamaba Bambi, entonces yo me quise llamar Dumbo, pero no me dejaron. En aquel entonces me dijeron que debía usar mi nombre, pero no me gustaba pues pensaban que yo era una espía rusa o cosas por el estilo. Al final, como hacía tantas notas, firmaba como Anele, que es Elena al revés o Helene que es mi nombre en francés”.

 
periÓdico

multimedia

TelaS de Amor



Fotografía Jorge Rosano

Libros Raul Espinoza

Escultura Gogy Farías

Escultura Tiburcio Ortíz


Teatro Alejandro Faugier


Milly Cohen
   
InicioServiciosContenidoFundaciónEditorialesPromociónSitios de interésComentarios y sugerencias
Portal de información de
Fundación para la Promoción del Altruismo I.A.P

Teléfonos (52 55)  5250 1851
 
www.anunciacion.com.mx
Todos los Derechos Reservados México DF 2012-2016