TV En Vivo
Miércoles de 10:00 a 15:00 hrs.

Siguenos en
 
 
Portal Informativo de Fundación para la Promoción del Altruismo IAP


 

150 años del final la Guerra Civil en EE.UU. PDF Imprimir
Marcos Marin
Escrito por anuncia1   
Viernes, 19 de Junio de 2015 01:00

150 años del final la Guerra Civil en EE.UU.   

Por Marcos Marín Amezcua

En 2015 se conmemoran los 150 años del final del Guerra Civil en los EE.UU. (1865-2015). Es pertinente hacer algunas apreciaciones en torno a ese conflicto, desmitificando prejuicios y paradigmas que han torcido u opacado comprender adecuadamente porqué sucedió y cómo se resolvió, para así entender mejor sus consecuencias. Entre ellas el deplorable racismo existente en la sociedad estadounidense, que lacera los derechos más elementales.
Dice el historiador estadounidense Patrick O`donovan que no sorprende saber que aquel país contó con una guerra civil en su haber, sino que lo sorprendente es que solo haya sido una. Apela a que la diversidad racial y de temperamentos, orígenes distintos e intereses y religiones adversas, bien que pudieron desatar muchas más, cosa que sí habría pasado en otras sociedades, mas en aquella no sucedió. Parte del éxito atribuido a ese país consiste justamente, en no haberse precipitado a más de una.
Esa reflexión mueve a preguntarnos entonces porqué estalló aquella guerra y qué resolvió al final.
Los Estados Unidos nacieron esclavistas en sus estados sureños. Los esclavos, mercancía vendida como tal, siendo una práctica equiparable a escoria del género humano por ser capaz de vender a sus semejantes, fue también una herencia inglesa.
Las colonias sureñas una vez independientes de Gran Bretaña, consiguieron en la constitución de 1787 vigente, que se reconociera la esclavitud. Hubo una discusión que terminó en negociación: hasta 1808 podrían ingresar esclavos. Después, solo contarían con los nacidos en ese país. La expansión al oeste trajo la oportunidad de ampliar el área en que se practicó el esclavismo y conforme se añadían nuevos estados se acrecentó el debate en torno a si se aceptaría o no, arreciando, mientras que los esclavos eran costosos y clamaban voces en pro de liberarlos, que iban en contra de la esclavitud con argumentos diversos, desde el humanista más honesto hasta el mcidetal, fea ciatriz de aquella contiende.
m salvo 3 y fracatutra de Vprgina , de alque resulktñoe l acrtuaesado de Virginia oooás interesado capitalista que alegaba la conveniencia de optar por máquinas y no por hombres, arguyendo que eran más baratas.
Aquí esta la clave de la Guerra Civil. Un debate entre dos modelos económicos, donde lo humanista quedó en muy segundo plano.
Conforme pasó el tiempo, sureños y norteños lidiaron sobre la expansión conveniencia y uso de la esclavitud. Para los años de 1850 los estados sureños ya eran minoría, pero su dependencia económica de aquella mano de obra, era innegable y defendieron su derecho lo más posible. El debate político arreció y en la campaña presidencial de 1860 el candidato Lincoln estableció que de ganar, aboliría la esclavitud (ya podía contar con los votos para pasar la norma planeada).
Su triunfo en las urnas desencadenó la separación de los estados esclavistas, salvo de 3 y fracturó Virginia, de la que resultó el actual estado de Virginia Occidental, fea cicatriz de aquella contienda. Los separatistas conformaron los Estados Confederados de América, bandera incluida, y guerrearon para no perder aquel vergonzante statu quo. El pabien hilvanado y justificadorioy justificatorio, sclavos o mantener su crecimiento a dos velocidades, con los esclavos.
 ia oooís se debatió entre abrazar en definitiva un capitalismo sin esclavos o en mantener su crecimiento a dos velocidades, con los esclavos.
Finalmente en plena guerra Lincoln decretó el final de la esclavitud para granjearse el favor de los esclavos sureños. Una vez derrotado el sur rindiéndose, las represalias fueron terribles. Asesinado Lincoln muriéndose su plan reconciliatorio, su sucesor, Johnson, no concedió tregua. Se trató a los sureños como territorios conquistados por diez años y se les impusieron gobiernos formados por hombres de raza negra, recién liberados, sin experiencia. Las élites blancas reaccionaron formando los grupos persecutores como el afanado Ku Klux Klan. El racismo no murió, se reforzó con un discurso bien hilvanado y justificador, y se mantuvo la segregación conculcadora de derechos de toda índole hasta bien entrado el siglo XX.  Las razones humanitarias no fueron la causa del final de la esclavitud y eso quedó muy claro y jamás perdonado por los perdedores de la guerra.
Nunca fue fácil ligar la igualdad ni menos a la aceptación para la comunidad negra. Su historia es triste y compleja, injusta y clamorosa de derechos siempre negados o ninguneados de múltiples maneras. Desde luego que si comprendemos que la Guerra Civil fue para imponer un modelo económico maquinista, entenderemos que los demás temas no fueron tema ni eran importantes. Los Estados Unidos han arrastrado ese lastre y de múltiples maneras la comunidad negra se ha visto coptada. Podemos así comprender mejor sucesos tan tristes como el de Carolina del Sur y la importancia tan enorme que ha tenido contar con un presidente negro al frente de un país que solo permitió alcanzar el cargo a hombres blancos. El futuro dirá lo que viene.
 
periÓdico

multimedia

TelaS de Amor


Fotografía Jorge Rosano

Libros Raul Espinoza

Escultura Gogy Farías

Escultura Tiburcio Ortíz


Teatro Alejandro Faugier


Milly Cohen
   
InicioServiciosContenidoFundaciónEditorialesPromociónSitios de interésComentarios y sugerencias
Portal de información de
Fundación para la Promoción del Altruismo I.A.P

Teléfonos (52 55)  5250 1851
 
www.anunciacion.com.mx
Todos los Derechos Reservados México DF 2012-2016