TV En Vivo
Miércoles de 10:00 a 15:00 hrs.

Siguenos en
 
 
Portal Informativo de Fundación para la Promoción del Altruismo IAP


 

Las universidades a escena PDF Imprimir
Alberto Ross
Escrito por Administrator   
Miércoles, 01 de Octubre de 2014 10:39
Acentos

Las universidades a escena 


Alberto Ross
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
 
Una sociedad se puede llamar democrática y pluralcuando cada una de sus voces tiene eco en el debate público. Si bien no se puede cumplir la voluntad de todos, también es verdad ninguna visión debería quedar excluido de la mesa de discusión. Desde luego, la realización de dicho ideal implica un escenario en el que intervienen múltiples variables.
Una de las más fundamentales es la presencia de contrapesos reales en el espacio público: no sólo liberales o conservadores; no sólo humanistas o tecnócratas. El periodismo y ongs cumplen en buena medida con parte de ese papel. No obstante ello, hacen falta más actores en la mesa de diálogo.
No peco de ingenuo  al afirmar que también las universidades deberían ejercer también parte de ese contrapeso. Una verdadera universidad es un lugar donde sus miembros tienen dos tareas fundamentales: la búsqueda  de la verdad y su transmisión en todos los ámbitos –científico, humanístico, económico…—.  Esa es, históricamente, su misión y su espíritu fundacional. De ahí que, por su propia naturaleza, esté en condiciones de aportar elementos valiosos en la ponderación de argumentos y propuestas en cualquier mesa de diálogo. Cada seis años muchas voces claman por la falta de debates políticos de altura, pero esa tarea se puede ir construyendo en el día a día.
Desfortunadamente, el cumplimiento de la misión universitaria es cada vez más complicado. En algunos sectores se va arraigando poco a poco la visión de la universidad como una empresa lucrativa más, lo cual no ayuda mucho al cumplimiento de su misión. La autonomía no sólo se dice con respecto al gobierno, sino también al mercado. De lo contrario, la universidad degenera en un gran departamento de capacitación para empleados de grandes corporaciones, cuando no, en un tianguis donde se ofertan títulos universitarios sin ningún tipo de respaldo.
Si esperamos que las universidades puedan aportar un punto de vista razonado y sereno al diálogo público es deseable que no abandone sus esfuerzos en la generación de conocimiento. Nadie puede dar lo que no tiene. En esa coyuntura, se decide si la universidad podrá ser o no un contrapeso real en la sociedad. La autonomía política deberá ir acompañada de la autonomía frente a las fuerzas del mercado, donde “autonomía” no es ruptura, pero tampoco sumisión. En ese camino, la universidad estará más cerca de ser una fuerza efectiva en la sociedad a la que está llamada a servir.
 
periÓdico

multimedia

TelaS de Amor



Fotografía Jorge Rosano

Libros Raul Espinoza

Escultura Gogy Farías

Escultura Tiburcio Ortíz


Teatro Alejandro Faugier


Milly Cohen
   
InicioServiciosContenidoFundaciónEditorialesPromociónSitios de interésComentarios y sugerencias
Portal de información de
Fundación para la Promoción del Altruismo I.A.P

Teléfonos (52 55)  5250 1851
 
www.anunciacion.com.mx
Todos los Derechos Reservados México DF 2012-2016